¿Por qué debo cuidar la relación con mi pareja?

La armonía de una relación de pareja se basa en una buena comunicación, en la reciprocidad e igualdad de sus cónyuges, en el cuidado de las muestras de afecto y en la afinidad que muestran en el día a día.

Las relaciones requieren más trabajo y cuidado del que pensamos, pero no te dan un manual de instrucciones. Pensamos en relaciones ideales, como de película. Pero admitamos que sólo es ficción. En realidad, el amor es mucho más complejo.

En terapia suelo explicar que las relaciones de pareja deben ser cuidadas como una planta. Hay que regarla y darle lo que necesita cuando lo requiere. Siempre en equipo, ni más ni menos. 

Si tu relación empieza a marchitarse y detectas  señales como: frecuentes discusiones, distancia emocional, celos o infidelidades. Dejad que os dé otro punto de vista desde donde cuidar vuestra relación y os ayude a conectar de nuevo.

Áreas de intervención en Terapia de Pareja

TERAPIA DE PAREJA

Terapia de Pareja

Explicación de las áreas en Terapia de Pareja

Los problemas de comunicación son uno de los más observables en la pareja. Las constantes discusiones, el manejo de las diferencias, las reacciones ante un desacuerdo, las dificultades para llegar a un consenso o la forma en la que nos hacemos peticiones hacen que la pareja se vaya distanciando cada vez y hablando cada vez menos o peor como si fuese una fábrica de resentimientos.

Las muestras de cariño, las palabras de amor, mandarse mensajitos, tener detalles, acordarse de eventos importantes hace que nos sintamos más unidos a nuestra pareja y que todo lo negativo quede en un segundo plano. La ausencia de disfrute sexual o contacto íntimo con la pareja hace que la relación se vea seriamente perjudicada, especialmente cuando no existe diálogo sobre este tema, ya sea por vergüenza, tabú o miedo.

La inseguridad y la falta de confianza en la otra persona, impide que la relación se desarrolle y avance con normalidad, perjudicando a ambos por igual y propiciando el deterioro de la relación

El descubrimiento de que existe una tercera persona o una relación amorosa paralela, desencadena fuertes crisis entre las parejas. La infidelidad es la ruptura del contrato no escrito de lealtad y compromiso con la pareja, haciendo que el miembro dañado se sienta inseguro, confuso e inestable. La confianza se rompe y volver a reconstruir la relación implica un trabajo guiado.

Cuando uno de los miembros decide dejar una relación expone al otro a un dolor significativo que provoca reacciones psicológicas, emocionales, fisiológicas y cognitivas.

Cuando la monotonía se instaura en la pareja y ninguno o los dos hacen esfuerzos por mantener o mejorar la relación, la propia convivencia se convierte en problemática. Sin embargo, esta situación desgarradora puede ser acompañada y estabilizada con ayuda profesional

La necesidad patológica de sentirse querido y cuidado por otros hace que nos sumerjamos en un mar de conductas dependientes atadas a un atroz miedo al abandono que impide vivir relaciones sanas y satisfactorias.

Gracias por visitar mi sitio

Si has decidido comenzar esta nueva etapa; ¡Bienvenido/a!, si por el contrario, todavía estás en duda; no te preocupes, ¡aquí te estaré esperando!

Sígueme en mis redes sociales

[instagram-feed]
Este sitio utiliza Cookies para su correcto funcionamiento y para una mayor experiencia en él. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y procesamientos de datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad